viernes, 24 de agosto de 2012

A NENA



     En García Barbón, te gateaba la voz,
     cielo de Madrid na terra.
     Sonrisa vestida de mandilón,
     alma desnuda da nena.

     Sigues mirando con ojos de ría.
     Sigues besando con el pecho.
     La intemperie de tu anatomía
     es un techo para mis manos frías.

     Perdido en la bruma, en ti encontré
     aguardiente en el vientre, monte do gozo.
     Tras las cortinas del placer,
     existimos tú y yo solos.

     Habría que estar ciego para no ver
     las cosas invisibles (amor las llaman).
     Sigues mirando con ojos de ayer.
     En García Barbón, la voz te gateaba.
   


No hay comentarios:

Publicar un comentario