viernes, 17 de agosto de 2012

BAÑADA EN LA SANGRE

   

     Amanecer es algo más que salir el sol,
     la luz es papel mojado de rutina.
     Juan es sólo la mitad de un yo
     que busca calor en tu sonrisa.

     Mi tristeza es que tú tengas frío
     porque no hay nada mío a las afueras
     de la primavera de tu ombligo.
     Grito del vientre, niño de piedra,
     salvaje frontera conmigo.

     Las cosas que te digo
     no son cosa de mis labios.
     Latidos de mi boca,
     palabra de mis manos,
     miradas que te tocan
     con los ojos cegados.

     Tu alma es carne de mi carne
     porque tu cuerpo es el lugar de mi amor.
     Buscaban dónde encontrarte...
     y te hallaron bañada en la sangre,
     sangre de mi corazón.


No hay comentarios:

Publicar un comentario