lunes, 13 de agosto de 2012

ÚLTIMA OFERTA



                             Te miré como diciendo abracadabra.
                                   En tu escote se leía etcétera, etcétera.
                                   Amor fue mi última oferta.
                                   Adiós fue tu última palabra.

                                   Tus ojos eran dos puntos sobre la i
                                   que dejó de ser griega para ser de todas partes.
                                   Tu ombligo, puro disparate.
                                   Tu boca, un fruto de carmín.

                                   Mis sentimientos, puñado de epítetos del montón,
                                   dolían más después de muertos.
                                   Mi corazón fue una mancha de nacimiento
                                   que, acabando febrero, se borró.

                                   No desnuda. Te recuerdo desnudada.
                                   Olvido, castigo que sabes infrigir.
                                   ¡Mala ventura! Por más rayos que me partan
                                   yo no me olvido de ti.

                               

No hay comentarios:

Publicar un comentario