lunes, 10 de septiembre de 2012

COMO LAS LOCAS



     Desnuda, eres un trampantojo
     pintado sobre mi cama de piedra fría.
     Te mira el ciego que llevo en las manos,
     el mengano con dedos de doctor en fantasías.

     Despierta, no eres de este mundo
     al que perteneces como la sal a la roca.
     Te hablo deseando que tus labios
     vengan a quitarme la palabra de la boca.

     Deshecha de la cordura que te hace cuerda,
     no eres de nadie. Como las locas.
     ¡Ay de ti! Copié sin que te dieras cuenta
     la llave de la puerta de tu ropa.

     Desarmada como un ileso incurable.
     Mil veces muerta antes que intacta.
     Mi cuerpo aprendió a enseñarte
     que la anatomía no es una ciencia exacta.
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario