sábado, 20 de octubre de 2012

LIBRE INDIRECTO



     Soy descendiente indirecto
     de los hijos de la madre patria.
     En los interrogatorios
     canto más de lo que callo,
     pierdo más de lo que valgo,
     muero más de lo que matan.

     Soy puro gentleman
     hasta que me meten el Jarama en casa.
     En el Coliseo,
     donde no me llaman, comparezco.
     Cuando el emperador baja el dedo,
     me río a carcajadas.

     Soy neutral como la vida misma
     hasta que los relojes suizos se me paran.
     En la recámara
     llevo canas tierra-aire,
     las garras del tigre cobarde,
     el mástil de la bandera blanca.

     Soy fiel a mis principios
     hasta que el vino se avinagra.
     En la despedida
     juro más de lo que creo,
     lloro más de lo que siento,
     me llevo más de lo que guardan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario