miércoles, 1 de julio de 2020

ENFERMOS DE SORPRESA

Si os sorprende
que haya llegado hasta aquí
es porque vais por ahí
contando el número
de cromosomas del corazón
y porque creéis que una persona
es la suma de sus diagnósticos.

Eso es. Os sorprende
que no acate el invierno
que dictan los pronósticos
porque ignoráis
que el material de que está hecho
no se detecta en ningún análisis.

Os sorprende
que su boca alcance
el punto de ebullición de la sonrisa
porque decís síndrome
y llenáis vuestros propios oídos
de oscuridad.

Os sorprenden
los logros de su mirada
porque la buena salud
de vuestras certezas
os ha robado
los frutos del interrogante.

Os sorprende
que haya reescrito su destino
porque leéis la adversidad
sin rechistar.

Así, ¿cómo vais a ver en él
la fragilidad irrompible
del valiente?
Irrefrenable
no es quien no tiene miedo.
Imparable
es quien está dispuesto
a dar un paso más
cuando tiembla el suelo.


GUERRA DE CIFRAS

No todas las cifras son iguales.
Yo estoy contra los números
que, en el fondo, mueven
los hilos del abecedario.

Me considero enemigo
de los porcentajes de mortalidad,
de los marcadores tumorales,
de la tasa interanual del paro.

Condeno el saldo negativo de soñar,
la cantidad inasumible de veces
que se rompe el corazón de la cerveza
o los dígitos que muerden
la mano de la gente.

Pero estoy abiertamente a favor
del recuento a ojo de lo nuestro,
del número par de tus pechos
y de la suma total de los dientes
que me esperan blancos en tu boca.

Soy un convencido partidario
del fallo estadístico que es el amor.
Siempre que me descuadres los labios.
Siempre que no salgas
del margen de error de mis brazos.


viernes, 26 de junio de 2020

A TI, QUE ODIAS

No necesito decir que la quiero,
ni ella escucharlo del papel.
Lo digo
para que te conste a ti, que odias
que una mujer bese a otra mujer.

Lo digo
para que sepas que tus obstáculos
dignifican mi camino.
Para que te metas tu moral
donde te quepan mis gemidos.

Para que veas que llevo manchados
los dedos de felicidad.
Para que entiendas que no voy a morirme
aunque me vuelvas a matar.

Lo digo
para que no pierdas el tiempo
delatándome al miedo.
¿Qué me importa que me odies
si yo la quiero?   



jueves, 25 de junio de 2020

EN MI TIERRA

Da igual la lengua que se hable,
nadie es extranjero hasta que, a los demás,
deja de importarles qué dice
si no lo dice en su idioma.

Da igual qué dios se tenga,
nadie es extranjero
hasta que alguien de carne y hueso
tira la primera piedra.

Da igual el color de la piel,
nadie es extranjero
hasta que, al abrir los párpados,
lo miran dos monedas.

Da igual de dónde se venga,
nadie es extranjero.
Nadie es extranjero.
Nadie es extranjero en mi tierra.



miércoles, 24 de junio de 2020

CRÉEME LO QUE TE DIGO, YA NO HAY CLASES

Créeme lo que te digo, ya no hay clases.
Desaparecieron. Se vacío el concepto.
Lo que sí hay es gente que puede
y gente que no puede entrar en este restaurante.
Gente que puede comprarse otra oportunidad
y gente que, si cae, ya no va a levantarse. 

Hay gente que puede resguardarse bajo un abogado
y gente que es culpable de todo lo que llueve.
Hay tiburones porque hay lenguados.
Hay gente que gana si hay gente que pierde.

Lo que sí hay es gente que va a los palcos
y gente que dobla turno en la taquilla.
Hay gente que sube o baja el pulgar
y gente que baja a pegarse con la vida.

Ya no hay clases, lo que sí hay
es gente que se escribe la historia
y quijotes que nunca verás en un libro.
Créeme. Créeme lo que te digo.




martes, 23 de junio de 2020

CUANDO LOS DEMÁS DORMÍAN

Era ya mujer cuando la ley decía hembra
si un padre o un marido lo permitían.
Para poder hacerse realidad
tocaba soñar cuando los demás dormían.

No ha recogido de la tierra ningún fruto.
Todos ha tenido que arrancarlos allá arriba,
mientras el viento movía los árboles
con la buena fe de unas manos masculinas.

Aún hoy, es ayer en muchos ojos
que ven su mundo en llamas cuando la miran
y salen a crear palabras nuevas
para volver a contar la misma mentira.

Pero el mar lo crea ella cuando se empeña
en caminar las mismas aguas que ellos caminan.
Aún hoy, es ayer en muchos ojos.
Pero se hace mañana cada vez
que una idea cura a un troglodita.








jueves, 28 de mayo de 2020

LA RESISTENCIA

Resistiremos. Todos juntos. Juntos sobreviviremos al golpe del invasor. Será necesario un esfuerzo gigantesco. El enemigo libra contra nuestro pueblo una guerra de exterminio. Nuestra aniquilación es el bien supremo en la ética de sus acciones.

No vamos a marcharnos de nuestra tierra. Vinimos aquí desde el viejo mundo porque había comida para nuestros hijos. Desde el primer día, trabajamos para construir nuestras ciudades. Y crecimos. Sin molestar a nadie. Respetándolos. Siempre quisimos convivir con ellos.

Resistiremos. Todos juntos. De la hermandad de nuestros miedos resulta una valentía inesperada. Rodeado por los míos, me siento mucho más que yo, me siento tan vivo que, durante un momento, ni siquiera las partes más cobardes de mí tienen miedo de la muerte.

Resistiremos. Más allá de la derrota. Más allá de la caída. Porque con sus armas químicas no acallarán nuestra leyenda. Porque con su insecticida no fumigarán nuestro recuerdo. Porque la barbarie de las pisadas humanas no podrá hacer olvidar que, una vez, en estos suelos floreció la civilización de las cucarachas.