domingo, 27 de marzo de 2016

LO DEL LOBO SOLITARIO

Lo del lobo solitario no es exactamente soledad.
El lobo no recuerda, no extraña, no añora.
No ve en el espejo una sombra impar.
No se siente concernido cuando la tarde llora.

No tuvo nunca palabras donde hay silencio.
No se sintió parte de un lugar común.
No supo lo que era tener piel de cordero.
No compartió con otros dos cerditos su juventud.

Cuando mira para atrás, no saltan a la vista carcajadas.
Nunca ha tenido que decir adiós en serio.
No se ha encontrado con la puerta de sí mismo cerrada.
No es más que un presente nacido en cautiverio.

El lobo no arrastra el vacío de nadie.
No ha perdido la capacidad de volar.
No se siente concernido cuando llora la tarde.
Lo del lobo solitario no es exactamente soledad.

lunes, 21 de marzo de 2016

TODO CUANTO SOMOS

Más allá de tácticas, Marios y estrategias.
Más allá de la inocencia, la culpa y los milagros.
Más allá del deseo, los mapas y la consciencia.
Más allá de la voluntad, la coherencia, el resultado.

Más allá de la religión y de las ciencias.
Más allá de versos, de fonemas, de palabros.
Más allá de principios, de teorías y de ideas.
Más allá del bicharraco que vuele en el estómago.

Más allá del pecho, de los senos, de las tetas.
Más allá del instinto, de la duda, del arrebato.
Más allá de la voluntad, de la excepción y de la regla.
Más allá de la ley, de la vergüenza, del recato.

Más allá del equipo, del partido, de la tierra.
Más allá de lo posible, de lo visible, de lo sensato.
Más allá de todo. Ajeno al mar que lo rodea,
el amor crece como un incendio incontrolado.
El corazón late manque pierda
porque somos cuanto nos enamoramos,
somos cuanto deseamos que nos quieran.

domingo, 13 de marzo de 2016

LA DIFERENCIA ENTRE EL NÚMERO Y LA LETRA

Tu corazón, tu mirada, tu forma de vivir
muestran la diferencia entre el número y la letra.
Hay tantas palabras tuyas dentro de mí
que te descubro tirando del hilo de mi lengua.
.
Donde otros calculan, tú te sumas de cabeza.
Donde buscan ganancias, tú traes valores.
Desprendes luz. Sin proponértelo, como la estrella
que no sabe que alguien, lejos, le puso nombre.

La diferencia entre lo cierto y lo verdadero
es un matiz que revelan tus facciones.
En este punto, replicarías con tus defectos,
un bla, bla, bla que no llena dos renglones.

Influyes. Sin proponértelo, como una luna
que cambia la tierra de arriba a abajo.
La diferencia entre el silencio y la ternura.
El sentimiento de pertenencia que te guardo.