martes, 27 de noviembre de 2012

VER EL MAR


Ver el mar con ojos de desierto.
Ser la excepción (atea de las reglas).
Latir con el corazón boquiabierto.
Licuarme donde la voz se incendia.

Podar de palabras el amor.
Ponernos en manos de los labios.
Darnos lo que una lágrima nos quitó.
Probar el buen sabor de los pecados.

Sentir en la lengua temblar el piso.
Nacer una flor en el campo de batalla.
Sobrevivir a la manzana en el paraíso.
Bailar, los dos, al filo de la garganta.

Ser tú. Sed, yo. Dos cuerpos a la suerte de su sed.
Hacer presente el aguardiente pasada.
Desabrochar la noche cerrada que uno fue
es que me beses. Como ayer. Como mañana.

viernes, 9 de noviembre de 2012

ARENA



     La puerta se cerró como si todavía
     quedase algo que defender de una amenaza.
     Volver a casa no es esta travesía
     por pasillos de recuerdos en llamas.

     Ya ni tu ausencia me queda entre los dedos.
     Cada día es algo que se me arrebata.
     La vida es el curso del pez varado.
     Tu muerte es el estado de mi ánima.

     Cuando lo oscuro se hace palabra,
     ¿quién entiende el idioma del superviviente?
     Nada vuelve ya a estar en calma
     cuando el viento te porta entre sus dientes.

     Me es ajeno el propio amor,
     no hay senda si no hay destino.
     La vida mide el dolor.
     Tu muerte convive conmigo.

lunes, 5 de noviembre de 2012

LLEVARME EL INVIERNO


Quiero ser como soy cuando sueño despierto
para borrarte el ladrido de las nubes.
Abrazarte como un bello recuerdo
abraza la memoria de los que sufren.

Llevarme el invierno a un país que no existe
y existir, calados de sonrisas nuestros huesos.
Entender las palabras tristes
que murieron el día que me diste el primer beso.

Barrer de penas el suelo de nuestra casa
y que huyan los problemas como ratas de juguete.
Caminaré contigo sobre las brasas
del fuego amigo de la intemperie.

Mirarte como toca el aire una flor.
Hablarte para decirte el tacto de mis manos.
Arroparte de los pecados de dios.
Abrigarte si mañana dio un portazo.