miércoles, 12 de agosto de 2015

CUANDO LEAS ESTO

Cuando leas esto, no recordarás estas tardes
en las que celebro tus cumples por días.
Habrás crecido y no verás nada en tu padre
del tipo que cambiaba pañales por chucherías.

No recordarás que naciste persiguiendo el sol.
Serás una mujer como un castillo en el aire.
Habrás crecido a golpes de voz.
Habrás corrido más deprisa que las enfermedades.

Habrás incumplido algunas normas.
Escribirás ya mejor que yo.
Te resbalarán las cosas que a mí me importan.
Seré un actor de reparto en tu corazón.

Nos habremos enfadado en cada puerto.
Habrás vuelto alguna noche con olor a decepción.
Pero no dudes que, cuando puedas leer esto,
escucharás aún, aquí, el presente de mí amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario