miércoles, 26 de octubre de 2016

SANGRE DE PRÍNCIPES

¿Cómo iba a ser capaz de tirar a la basura
un pobre electrodoméstico enamorado?
Si llena la cocina contando sus aventuras.
Si el corazón le palpita sin estar enchufado.

¿Cómo iba a prescindir de buenas a primeras
de esta máquina anciana y bonachona?
Si bate sólo con cuchillas de madera.
Si las frutas le hacen ojitos y las perdona.

¿Con qué valor pongo de patitas en la calle
a este trasto cobardica y malcriado?
Si corre sangre de príncipes por sus cables.
Si vino con un mosqueperro de regalo.

¿Con qué cara voy yo ahora a decirle adiós
a este aparato que soporta las averías
con un par de electrodos?
Si se hizo batidora con tal de no estar solo.
Si está hecho de chatarra como nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario