martes, 27 de septiembre de 2016

DECEPCIONES GENERALES

Ni Sánchez. Ni Rajoy. Ni Iglesias. Ni Rivera.
Ni el tuerto en el reino de la precampaña.
Ni el voto útil en la papelera.
Con todo roto...¿quién va a romper España?

Que no. Que no es su desvergüenza en funciones.
Ni su problema de comprensión del código penal.
Ni es el olimpo de las abstenciones.
Ni es la troika del más allá.

No es culpa de los periodistas afines.
Ni de la nada que grita tras el micrófono.
Ni del plasma ese. Ni de los cises.
Ni siquiera es culpa de los politólogos.

Yo soy el culpable de que dentro del mapa
salte a la vista la silueta del mal olor.
Porque todo esto me importa nada.
Porque en el fondo de ellos estoy yo.

Porque no pongo límites, ni impongo consecuencias,
ni dispongo tormentas, ni opongo mi voz.
Porque me acostumbré a vivir en una encuesta.
El culpable. El culpable soy yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario