jueves, 25 de diciembre de 2014

EL HOMBRE DE HIERRO

Cantando el gallo las horas muertas.
Volviendo al hogar en copa de balón.
Bebiendo sin comprar billete de vuelta.
Descorchando amistad en mi mayor.

Liberándonos de ser preso de otras conciencias.
Insultando a cielo y tierra por amor.
Perdiendo la llave de otra casa de muñecas.
Soñando sin darle cuerda al despertador.

Hincando el diente al pan de cada noche.
Brindando, otra vez, con los motivos.
Exaltando el roce y el cariño.
Agitando, a golpes, la palabra amigo.

Opositando al San Valentín de cada cerdo.
Dejando sin pagar las cuentas del destino.
Reescribiendo la historia de lo nuestro.
Viviendo como mueren los chupitos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario