miércoles, 31 de diciembre de 2014

EN EL AMOR Y EN LA GUERRA

Nada vale, en el amor ni en la guerra,
si nunca te enseñaron a perder.
La victoria es el clamor de un profeta
que rompe sus promesas de papel.

Él se siente tan alejado de ella
que se ha vuelto pequeñito, casi invisible.
No quedan mares a que lanzar botellas.
No faltan, muy dentro, paisajes que describirle.

Lo que el viacrucis es al camino,
es la ausencia de ella a la soledad de él.
Su falta pesa todos los kilos.
Tanto que el alma apenas arrastra los pies.

El espejo no ha advertido ningún cambio
pero es una persona diferente.
Él se acuesta con hambre en los labios,
enciende la sombra... y siente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario