jueves, 9 de agosto de 2012

FOTO COMPROMETIDA

                                    
                                    
                             Sus ojos caen sobre las cosas
                                    como un guante tormentoso en tierra de agua.
                                    Ella es el sabor de su boca,
                                    donde el cuerpo de mi voz se ha quedado sin palabras.

                                    Sus pechos son el canto par de la sirena
                                    que escucho a manos llenas cuando me canta.
                                    Su vientre es la edad de piedra
                                    si descubro el fuego en la frontera de su espalda.

                                    Sus pies le llevan demasiado lejos
                                    cuando los muslos del mar rojo se separan
                                    y su vagina es una sonrisa ante al espejo,
                                    voraz y violento, de mi mirada.

                                    Ella es la suma de sus ausencias.
                                    Piensa como actúa la carne desabrochada.
                                    Hay flores donde había norte y hielo.
                                    Mirad la noche en el cielo de abrazarla.
                                   

No hay comentarios:

Publicar un comentario