viernes, 14 de septiembre de 2012

CONCEPCIONES



                            I
     Un beso es un golpe de mar
     en la boca del desierto.
     Palabra de dos. Pan nuestro.
     Un beso es el cuerpo de tu sabor.
     Un beso es el amor que nos comemos.

                             II
     No te quiero porque quiera.
     No te quiero porque lo haya planeado así.
     Te quiero porque no hay poeta
     ni muerto que sepa vivir sin ti.

                             III
     De ti desenterré todo lo mío.
     Por ti multipliqué mi yo escuchimizado.
     Sobre ti versan mis tratados
     sobre las raras avis de mi nido.
     A ti, al total de mis pedazos.

                              IV
     A los que dicen que no soy más que un cobarde,
     les diré que pongo el autobús por no perderla.
     Despejo balones con la pierna
     que me creció corriendo delante
     de los tristes toros de su ausencia.

                               V
     Si algún día te despiertas siendo otra,
     no te preocupes. Cada día te ha pasado.
     Si algún día te despiertas siendo tú misma,
     no te preocupes. Cada día te ha pasado.
     Si algún día te despiertas a mi lado,
     despiértate. Quiero seguir soñando.

                               VI
     Los defectos-frustraciones-miedos de uno,
     que uno tan bien conoce
     y que tanto mal le hacen a uno,
     que provocan el sonrojo de uno,
     que uno no es capaz de ocultar
     y que son la causa de que llegue a odiarse uno...
     se quedan en nada cuando tú me haces dos,
     cuando me haces algo tuyo.

                                VII
     Tu cuerpo es el fuego amigo,
     el asesino confeso de mi soledad,
     el milagro audiovisual que me ha sucedido,
     el sustantivo que puso en mi boca su hogar,
     el sabor a mar que me abre el apetito. 
   

     

No hay comentarios:

Publicar un comentario