lunes, 3 de septiembre de 2012

EL IMPERIO DEL SOL NACIENTE



     Mitad tormenta, mitad miradita radiante,
     cancioncita de elefante, melenita sin pelo.
     Mitad cielo de Madrid, mitad terreta de Alicante,
     humanito rumiante, hombrecito de caramelo.

     A veces sonríe y no se ven los peligros
     y se le dibuja en los labios un tres de septiembre.
     Una lágrima es, más que nunca, un sinsentido
     y el miedo es un ejército herido de muerte.

     Vampirito sin dientes, voz de mañana,
     flor de mis canas, sol naciente.
     Luna creciente, estrella enana,
     pañalito con magma, pucherito que miente.

     Parece amar cuando aprieta la mano,
     como si hubiese aprendido a leerme el sentimiento.
     Como si no hubiese existido jamás otro verano.
     Como si supiese lo que veo yo al mirarlo.
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario