lunes, 8 de octubre de 2012

LAS CARRETERAS



     Las carreteras de Castilla están llenas
     de todo menos de Castilla.
     Llenas de matrículas de tan lejos
     que cada uno está en su hogar
     y todos lo echan de menos.

     Llámalo soledad
     o llámalo área de servicio.
     Hay quien viaja por ganarse el pan,
     los hay que por ver y no ver mundo.
     Yo viajo por mear fuera de casa.

     Cuando el reloj marca el momento
     en que cualquier hostal
     no parece mal puerto,
     la carretera -huella de los pasos
     de una torre, un mal fario, una iglesia-
     de pronto ha muerto sin mirar atrás
     y me ha dejado viudo aquí, en Toledo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario