domingo, 14 de octubre de 2012

LOS MEJILLONES



                                                                                                            In memoriam

     El bar con tatuajes de legionario.
     El reloj parado en mil novecientos setenta y ocho.
     El caliz de calimocho
     donde sangra el cristo de los solitarios.

     El rincón del amor arrinconado.
     Altas finanzas. Bajas pasiones.
     Larga vida a sus majestades, los mejillones:
     Paco monta, monta Santos.

     El as de vasos mal lavados.
     El bocata psicópata de calamares.
     Desterrado el derecho de admisión.
     Un pesado se arranca por soleares.

     Se acabó lo que se daba por perdido
     cuando ni nosotros estábamos de nuestra parte.
     ¿Dónde caeremos muertos los jovencitos
     que envejecimos en el bar
     con más horas de vuelo de Alicante?

No hay comentarios:

Publicar un comentario